Categorías
Uncategorized

Espiritualidad en urgencias, 2 parte….

—Santiago, a lo mejor tú tienes la respuesta a algo que estoy pensando en este momento —preguntó Uriel sinceramente interesado—: ¿por qué en la sala de urgencias tenemos dos pacientes con edades similares, condiciones similares, pero uno de ellos vive y otro muere? ¿Qué es lo que hace que una de esas dos personas, en igualdad de circunstancias, sobreviva o no?

—No podría contestarle eso, doctor. Creo que es muy complejo. Se lo pregunté en alguna ocasión a mi maestro. Yo quería demostrar eso a través de un protocolo de investigación, y recuerdo que me dijo él muy serio:

”“Eso no lo podrás demostrar con las herramientas convencionales que tienes. Hay que buscar en la teoría de sistemas y en la física cuántica.”

—Para ese momento no lograba comprender eso; pero ahora lo veo más claro, doctor. Querer medir cosas que no podemos medir a través de los métodos convencionales no ayuda. Es necesario que usemos métodos menos convencionales.

—¡Ja, ja, ja! ¡Hablas de manera muy mística! —rió Uriel.

—No es misticismo, doctor, en verdad. Son realidades que están frente a nuestros ojos, sólo que no queremos verlas. Fíjese que me he encontrado entre los compañeros a gente que no parece y es muy mística, doctor. ¿Recuerda al Dr. Magnesio? —dijo Santiago refiriéndose al mote que tenía uno de los primeros urgenciólogos que Uriel conoció cuando era estudiante y aquel que lo inspiró para seguir esa especialidad.

—Sí, claro, Santiago —respondió contento Uriel—. El maestro Magnesio es tremendo. Sabe mucho.

—Pues alguna vez, platicando sobre cosas similares a ésta, le decía lo mismo: que cómo influyen aspectos escondidos de la fisiología en que un paciente muera pronto o permanezca en estado de agonía durante un buen rato, y, doctor Uriel, él me contestó que una de las cosas que hace cuando ve a un paciente que está sufriendo mucho y que no se muere a pesar de todo, es hablarle al oído, aun estando sedado, y les dice que todo está bien, que se pueden ir en paz, y usualmente así ocurre.

—¿El maestro Magnesio hace eso? ¡Jamás lo podría creer de él! ¡Siempre tan pragmático!

—Doctor, creo que la espiritualidad y la medicina no deben estar peleadas, sino deben ir de la mano…

 

 

A proposito de este tema te invitamos a leer:

Reanimación presenciada, en el contexto hospitalario Mexicano.

http://desacatos.ciesas.edu.mx/index.php/Desacatos/article/view/345

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *